Créditos

  • Dirección General: Tita Maya
  • Dirección de contenido: Lulú Vieira
  • Diseño de arquitectura: David Jurado - Camilo Ríos
  • Diseño gráfico: Camilo Ríos
  • Ilustraciones: Carolina Bernal
  • Estrategia y Desarrollo Web: Doctus
  • Producción Audio-cuentos: Estudiouno
  • Producción Karaokes: Otrocuento Audiovisual y Julián Palacio
Música para llevar contigo

Este es un espacio para padres, maestros y cuidadores.

Cuerpo y movimiento - Esquema Corporal

El reconocimiento del cuerpo, sus diferentes partes y el movimiento independiente de cada una de ellas, es de gran importancia para el desarrollo en los primeros años de vida del niño.


  • En los tres primeros meses de vida, el niño aprende a dominar el movimiento de la cabeza y el cuello.
  • En el segundo trimestre, los brazos y las manos se independizan del pataleo general y se convierte en “agarrador” y el bebé es capaz de coger todo con sus manos. Al final de este trimestre también aprende a sentarse.
  • En el tercer trimestre descubre el uso de las piernas que, sumadas a sus brazos, le permiten experimentar la primera forma de desplazamiento sin ayuda: el gateo.
    Con brazos y piernas en control, luego comienza a pararse y poco a poco a mantenerse en pie.
  • Después del primer año, el niño da sus primeros pasos libres y toma conciencia de sus pies que tocan el suelo. Al caminar, realiza la primera conquista del espacio real y comienza a captar los rasgos espaciales de las cosas: ubicación, distancia, forma y tamaño.

Por motricidad gruesa entendemos los movimientos de cabeza, tronco y extremidades. Jugamos, ejercitando con cada una de ellas, para lograr el control y dominio de los movimientos. El equilibrio en los desplazamientos, la coordinación y el manejo de diferentes movimientos simultáneos, son logros que el niño va adquiriendo día a día.


Por motricidad fina entendemos los movimientos más ágiles y pequeños que realiza la cara y los dedos de las manos y los pies. Jugamos para trabajar el movimiento ágil de los dedos, la precisión y fuerza en el agarre y una buena coordinación con la vista.


Actividades


  1. Con la canción del “Gusanito medidor”, vamos a medir las distintas partes del cuerpo del niño, abriendo y cerrando el pulgar con el índice y el meñique. ¿Cuántos gusanitos mide tu pierna?, ¿tu brazo?, ¿tu cintura?
  2. Con “El Baile del esqueleto” vamos a mover con ritmo las diferentes partes del cuerpo.

  3. 2. Señalar las partes del cuerpo preguntando a los niños: ¿Dónde están?, ¿Cómo los muevo?, ¿Para qué sirven?

    Estos ejercicios pueden acompañarse de rimas y juegos:

    Ésta es mi cabeza, éste es mi tronco
    éstas son mis manos, y éstos son mis pies.
        
    Éstos son mis ojos, ésta es mi nariz
    ésta es mi boca y hace pis pispis.
     
    Estas orejitas sirven para oír
    y estas dos manitas para aplaudir.
    ……..


    En mi cara redondita tengo ojos y nariz 
    y una boca chiquitica para cantar y reír.
    Con mis ojos veo todo, con mi nariz hago achís 
    y con mi boquita como crispeticas de maíz.

  4. Jugar con los dedos de la mano, contarlos y moverlos buscando cada vez movimientos más finos, es importante para la motricidad de los niños. Para esto encontramos muchas canciones, rimas y juegos:

    Los deditos de mi mano
    todos juntos ¿Cuántos son?
    Uno, dos, tres, cuatro, cinco
    y la cuenta se acabó.
     ……..


     Este dedito compró un huevito,
    este dedito lo cocinó,
    éste más grande le echo la sal,
    este el más ágil lo peló
    este pícaro gordito se lo comió.
     ………


     Tengo 10 deditos, grandes y chiquitos
    los puedo apretar o los puedo abrir,
    los puedo esconder o tocar el cielo
    los puedo mecer o dejarlos dormir.